Entrevistes Agenda 2021 – Infermer

Entrevista a Carlos Ibáñez

per Elma Galbis Femenia

(Juliol de 2020)

Carlos és infermer de l’hospital Francesc de Borja de Gandía. Conversem amb ell per a que ens conte la seva experiència en temps de pandèmia.

¿En qué condiciones sanitarias has trabajado tú, en el hospital como enfermero?

Bueno, pues, lo que se ha visto en la tele, digamos, con los famosos EPIS, Equipos de Protección Individual.

En principio, nosotros no hemos notado escasez de material, pero claro depende de donde estabas ubicado, en las plantas de COVID en ningún momento he notado escasez, pero sí que han ido cambiando los proveedores debido a la demanda. Y en otros sitios más indirectos pero que estaban expuestos sí que se racaneaba un poquito más en materiales básicos como mascarillas o guantes o geles, hay geles por todos los lados…pero claro, con la demanda que hubo…

¿Tú has estado en medicina interna?

Yo normalmente estoy en consultas externas, en salud mental infantil, en la consulta de enfermería. Pero al cerrar las consultas, el personal de enfermería se ha reubicado, compañeras mías fueron a salud mental y a mí me toco ir a la planta del COVID, la planta de cardio-pneumo D2 que es donde la gente ingresaba. Casos que requerían asistencia hospitalaria oxigeno… tratamiento intravenoso…una serie de pruebas…

Psicológicamente mucho más duro.

Psicológicamente…es más duro, no te voy a engañar…claro…pero no sé si es más duro para el que ingresa o para el que trabaja… Tu date cuenta que ingresas ahí debido a esta enfermedad tan desconocida… Yo veía una privación de libertad enorme. En la habitación, no pueden entrar, no puedes salir, no puedes recibir visitas… Se intentó hacer lo más llevadero posible. Podía la gente traerle cositas y tal, se hizo alguna video llamada con la gente mayor que no podía… Pero yo me quedo con eso, con la privación de libertad, porque claro, estamos acostumbrados a eso… cuando uno entra en un hospital, tiene un cuidador, tiene visitas, tiene tal… pero en este caso, no. Te meten ahí y entran cuatro tíos vestidos de astronautas, tíos y tías vestidos de astronautas, que están poco tiempo para exponerse poco y es todo más frio. Por eso te digo, que tiene que ser más duro para el paciente que para el personal.

¿Y tú como te has sentido durante estos días de confinamiento?

La enfermería es mi profesión y es mi pasión, yo lo he llevado bastante bien, de hecho, me sentía más seguro yendo a trabajar, que yendo a un supermercado a comprar. Yendo a trabajar, yo sé que esta persona tiene tal enfermedad y yo me protejo, pero sin embargo, vas a un supermercado y tienes a tu lado a una persona que está tosiendo y con la mascarilla torcida y te sientes un poco más expuesto quizás… ¿sabes?

¿Y cómo ha afectado en tu vida familiar? ¿Ha cambiado algo?

No, en principio no. Yo vivo solo. Sí que es cierto que mis padres son mayores y que en principio se lo escondía un poco a mi madre, le decía: “Ahora estoy en planta, ahora estoy en planta”. Claro, plantas hay quirúrgicas, cirugía, trauma… está maternidad, esta pediatría, infinidad de plantas… pero ella me preguntaba: “¿Pero ves a gente? ¿ves a gente?” Por temor, porque se escuchaba en la tele a sanitarios contagiándose… Pero al final…pues… tuvo que saberlo…claro…

¿Pero, tú no podías verlos?

No debería…pero yo he estado dos meses en D2. En estos dos meses nos han hecho pruebas tanto PCR como de serología para ver si estábamos contagiados, inmunizados y tal… Y eso te daba cierta garantía e iba a ver a mis padres, pero, “visita médica” que se dice. Pero bien, lo hemos llevado bastante bien. En esta zona, ya lo sabéis, en el departamento de Gandía es donde menos sanitarios se han contagiado y donde menos pacientes ha habido, pero aun así, se inicio con  D2, empezó a ingresar a UCI, la UCI se amplió, cogió la UCI normal, cogió reanimación que es donde ponen los marcapasos y fueron ampliando porque se requerían muchas camas, y eran ingresos largos y D2 también se quedó pequeño y ampliaron también para COVID en D1, que es una planta que hay abajo con menos habitaciones. Al lado de D2 estaban las especialidades quirúrgicas, los urólogos, los oftalmólogos… los que operan, y como ya no operaban, pues cerraron la B que es de traumatología y la C, y pusieron ahí también pacientes de COVID… Es algo que yo nunca había visto y compañeros de profesión que llevan bastante tiempo, tampoco.

Y siento mucha pena por la gente. Aquí no ha sido tan desbordante, pero en ciudades, como Madrid o Barcelona…ahí sí que lo han pasado muy mal… y lo que estamos viendo todos los días por la tele ¿no? Lo que está pasando en Estados Unidos y en Brasil…

¿Qué te ha impresionado más en ese tiempo que has estado ahí, trabajando mientras los demás estaban en casa guardando el confinamiento?

¿Impresionado? Pues sobre todo, que se puede vivir sin coches, yo que sé, el descenso del tráfico, esas cosas… el descenso de los robos, ¿no? La gente se mueve menos, estamos acostumbrados al urbanismo, a las ciudades, a lo metropolitano, pero veías vídeos de animales invadiendo las ciudades… o la capa de ozono que se ha regenerado… y algunas cosas que decías…mira… sí que es posible… solo hay que tener mayor conciencia.

Eso es lo que más me ha impresionado, la buena respuesta que ha habido en general, de la gente, con el tema del lavado de manos la distancia… Ahora parece que se está bajando un poco la guardia ¿no? Pero, la gente se veía cumplidora, en la medida de sus capacidades.

¿Y qué ha cambiado, si ha cambiado en algo, tu visión de la vida?

 ¡Ay! ¿Ha cambiado en algo mi visión de la vida? No lo sé… pues eso…que nos sentíamos dioses ¿no?, los alfa de la humanidad, y ahora llega un bichito y se nos rompe el esquema.

Pero habéis estado al pie del cañón y habéis seguido.

Claro, de momento, la cosa se ha moderado, pero ya se van viendo pequeños brotes, aquí todavía no. Y bien, el tema de los aplausos, están bien también, pero realmente no buscábamos aplausos, buscábamos mayor reconocimiento, que hubiera más recursos… Los aplausos se agradecen, pero no es todo

Ahora es nuestro temor es que esto se vaya olvidando, y se vuelva a las situaciones de antes… La gente diciendo: “Es que…son vagos…es que no sé qué…”

Supongo que tú en tu trabajo has sentido empatía por la gente, tan aisladas, sin tener contacto como decías antes, sin familia…

Si… lo que me hace pensar es que…un poquito de falta de empatía he visto… Llega el celador con la persona en la cama…y como hay mucho miedo por el contacto, “te lo aparca” ahí y ya está. En una cama tienen por protocolo, poner unas barandillas, porque se mueven, y claro tienen que ir puestas las barandillas, y a lo mejor es una persona valida, y entra la auxiliar, entra la enfermera y nadie se da cuenta de que lleva el gotero enganchado al palo que está en la cama y con las barandillas puestas, y a lo mejor es una persona de 65 años que ha acudido caminando al hospital y ya la estamos haciendo dependiente.

Acomódala, ¿tanto cuesta?, explícale el mando como funciona, que es una cama articulada, que se desplaza hacia arriba y hacia abajo. Si es una persona bajita desplázala hacia abajo, bájale las barandillas. Mira la movilidad que tiene, no la dejes ahí encamada. No tiene bastante con estar enferma que encima la tienes ahí castigada, bájale la barandilla, búscale un palo de gotero con ruedas para que pueda… Esa persona tendrá que mear ¿no?, para que pueda hacer “popo”. Por lo menos ya que va a estar ingresado, pues hacérselo un poco más llevadero. Infórmate un poco, si tiene familia, si tiene interés por hablar con ellos, si necesita algo de fuera. Total ahí tres días se pasan mínimo, porque ingresan como sospecha por un cuadro respiratorio o un poquito de neumonía, fiebre, tos, en urgencias ya se les hace una prueba, y si sale negativa pues se le repite la prueba al cabo de dos o tres días, y si sale negativa pues ya se iba a otra planta. Si salía positiva los tratamientos eran calcados, es que incluso el diagnostico era calcado, era una placa, una radiografía de tórax  una neumo bilateral, las manchas, miramos las manchas, y una saturación baja, la tos, el tema de la pérdida del sabor, del olfato, y en la analítica también dos o tres parámetros muy en común alterados, y los tratamientos eran muy similares, eran corticoides, antiretrovirales … Y los ingresos podían ser más o menos largos. Sí que es cierto que se ingresaban a veces en la misma habitación a veces matrimonios.

En principio este hospital son camas individuales ¿no? Pero hay muchas habitaciones que están preparadas para doblar, para poner dos camas, tienen dos tomas de oxigeno…y tal. Y muchos matrimonios en principio se les ingresaban en habitaciones separadas, pero después se les pone juntos porque también es tontería estar separados.

¿Un poco por humanidad?

Claro, también es cierto que había un matrimonio que no querían estar juntos (risas…)

¿Tú has sacado algo de positivo de todo esto?

Si ¿no? Esperemos haber aprendido de todo y que vaya… que próximamente, si hay un rebrote que no sea tanta la severidad como ha habido.

¿Y una anécdota tendrías para contarme?

Bueno recuerdo un señor de mi pueblo, un señor mayor de ochenta y tantos, que me dio mucha pena, es el típico señor que no sabe hacer nada sin su mujer, y a parte está físicamente muy limitado por la edad y por la desviación de la columna. Claro, acudió a urgencias, porque tenía dificultad respiratoria y ahí pues ya empezó todo, no se lo esperaba, lo separan de su mujer, lo encierran en una habitación… Él era una persona que era su mujer quien lo cuidaba… “Y ahora, ¿quién me cuida a mí?”… pues se quería marchar, lo cogía todo y se quería ir, y claro, él no se podía marchar. Poco a poco se le calmó, se localizó a su mujer por teléfono, le pasamos la llamada… (claro, todo eso disfrazado de astronauta) Pues imagínate: “Carinyo, estás en bones mans…no patisques” i se pudo relajar el señor.

¿Tienes algo más que añadir?

Había gente, que, el mero hecho de afeitarse, era algo que… “te done diners i m’afeites”

Personas mayores ¿no?

Si. Cosas básicas, una persona que necesitaba afeitarse a diario, y pues tenía ese anhelo. Y yo como enfermero, me he visto en la situación de tener que afeitar al señor porque, me parece fenomenal a mí también me gustaría ir afeitado. Claro, te sueltan ahí, no tienes un neceser, no tienes nada… Todo son cuidados de enfermería, al final.

Deixa un comentari

escortescortescortescortescortescort
escortescortescortescortescortescort
escortescortescortescortescortescort
ataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escort
ataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escortataşehir escort
dubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escortsdubai escorts
london escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escorts
london escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escortslondon escorts